Curiosamente, pese a su buen hacer en Europa y a haber sido elegido por los Phoenix Suns en el ‘draft’ de 1971, nunca jugó en la NBA. O’Neal mediada la temporada cambió los Heat por Phoenix Suns poniendo punto final a una etapa que se saldó con un anillo más en su haber. Los Heat de la temporada 2000-01 ofrecieron tres versiones un tanto distintas. La gran actuación le dio vida a los Heat para poder regresar a casa por un séptimo partido. Wade promedió 24.6 puntos, 4.2 rebotes, 6.9 asistencias y 1.7 robos por partido. Wade promedió en playoffs 23.5 puntos, 4.8 rebotes y 6.3 asistencias, números inferiores a los firmados en liga regular.

48 puntos con un 71.4 % en tiros, 6 rebotes, 12 asistencias, 4 robos y 3 tapones además de anotar el triple que dio el triunfo. El siguiente partido logró otro récord personal, el de asistencias, con 16, además de 31 puntos y 7 rebotes en la victoria ante Detroit Pistons. Wade fue elegido por el comisionado de la NBA, Adam Silver como un añadido especial a la plantilla del All-Star Game de 2019, siendo ésta su decimotercera aparición en un partido de las estrellas. Wade parecía totalmente recuperado de su lesión. Fue elegido suplente del All-Star de 2015, pero por lesión tuvo que perderse el partido. Al día siguiente, Wade fue suspendido por la NBA con un partido. Wade es capaz de acudir a la línea de tiros libres constantemente, forzando penetraciones en las que en la gran mayoría de casos, la única forma de frenarlo es a base de faltas.

Además, fue el primer escolta o base en ser nombrado en uno de los mejores quintetos de la liga después de perderse mínimo 31 encuentros. Wade juega en la posición de escolta, pero también puede hacerlo de base. 44-38. Sin embargo, Wade se dislocó el hombro izquierdo en un encuentro frente a Houston Rockets al intentar robar un balón a Shane Battier. Los 36 puntos en el sexto y definitivo encuentro en Dallas dieron a Miami el primer anillo y su primer MVP de las Finales. En los encuentros tres, cuatro, cinco y seis, firmó 42, 36, 43 y 36 puntos, llevando a Miami a remontar el 0-2 adverso con el que empezaron las Finales.

Después de ganar el MVP de las Finales en 2006, Wade desarrolló su reputación como jugador clutch en la NBA. Con Wade sano, y los Heat en playoffs, llegó la quinta actuación consecutiva en el All-Star Game. Sin embargo, donde comprar camisetas nba no le privó disputar su cuarto All-Star Game consecutivo. En ese escenario, el Corinthians entró como D’Artagnan, pasando a ser el cuarto (y más adorado) mosquetero, como en la novela creada por el francés Alexandre Dumas. Es feo, da cierta pena y es como un ‘mix’ entre un robot oxidado y una bolsa de basura. 15 de sus 42 puntos llegaron en el último cuarto, en el que los Heat remontaron una desventaja de 13 puntos cuando restaban más de 6 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *